Realidad vs. Instagram

9

Hoy reflexiono sobre la realidad de las redes sociales… Y es que a veces, la realidad es superada por Instagram…

¿Quién no tiene hoy en día alguna red social? Sea la que sea, todos hemos sucumbido a alguna de estas plataformas que inicialmente, se crearon con la finalidad de conectar gente y facilitar las relaciones.

Pero con el tiempo, la tecnología y el estrés del día a día, las redes han llegado más lejos y en ocasiones, sustituyen a las verdaderas relaciones humanas, que al fin y al cabo, son las que deberían importar.

Hoy quiero hablaros de una de esas redes en particular: Instagram. Antes de nada, y para que quede claro, debo confesar que es la red que más me gusta y en la que más interactúo. Por su facilidad, por su inmediatez y por lo intuitiva que es.

6

7

16

8

Sin embargo, también soy consciente de que el inicial atractivo de Instagram se ha perdido en cierta forma. Con todo el sentido del mundo, y centrándome en el mundo de la moda, se ha convertido en “el casi sustituto de los blogs“. Se ha erigido como el perfecto canal para que influencers, marcas, consumidores, y negocios se den a conocer, colaboren y creen una comunidad propia. Y eso, en cierta forma, atrapa. ¿Y por qué?

Para influencers, porque es mucho más directo que un blog. Y todo sea dicho, mucho más fácil y lleva menos trabajo. ¿Cuántas chicas son verdaderos iconos instagramers en el mundo de la moda sin apenas haber escrito un post en su vida? ¿Tiene sentido? Desde mi punto de vista, y a riesgo de crearme enemigos y por supuesto respetando a todo el mundo, no. Subir fotos es relativamente fácil. Tener un blog y dedicarle un tiempo a mejorarlo, crear contenido y posicionarlo, no lo es. Y no tengo tapujos en decir lo que pienso. Hace tiempo que deje de actuar según lo “políticamente correcto”.

Para marcas y negocios, porque entran en contacto directo con su público. Porque pueden ver directamente la influencia y aceptación de sus productos; y porque, muchas veces, les es más barato que un post, un anuncio o una colaboración “al uso” (del tema colaboraciones y cachés, hablaré otro día…). Y es lógico. Una marca tiene que aprovechar los nuevos canales que la tecnología le ofrece para dar a conocer sus productos o servicios. En eso ni me meto ni estoy en contra. Todo lo contrario; y además, hasta lo veo productivo.

14

3

5

Y para los consumidores (o seguidores de un blog/influencer) porque es muy fácil discriminar qué gusta y qué no. Porque es fácil acceder desde el móvil y no tener que entrar en internet y leer todo un post. Y también lo entiendo. Entre otras cosas, porque yo me incluyo en este grupo de consumidoras o lectoras mucho más que en el de influencer.

Y os preguntaréis, ¿cuál es el problema?. En apariencia, ninguno. Todos ganan. ¿Todos? En mi opinión, depende. Depende, sobre todo, de la/el influencer y de la marca. Y depende, en toda medida, de la transparencia (de la que ya os hablé aquí).

Como ya escribí, para mi la transparencia y la naturalidad es algo imprescindible. En el trabajo, en las relaciones, en todo. La transparencia de las marcas que no intentan engañar a la influencer/blogger y la transparencia de la misma con sus lectores que no les intenta vender lo que sea por colaborar e ingresar lo que sea.

17

12

Y lo digo porque he vivido o conozco de primera mano, cuentas de Instagram que ya no son la persona. Ya no es esa chica que seguías porque te inspiraba, te daba a conocer marcas o sitios nuevos; te aportaba algo. Hay cuentas de Instagram que son preciosas. Que dan a conocer una vida idílica llena de viajes envidiables, cenas con amigos, compras ilimitadas, looks preciosos, trabajo justo para poder hacer mil y un planes, apenas cargas familiares, y un sinfín de momentos “de película”. Pero… ¿cuánta realidad hay en ellos?

Desde luego, hay que cuidar la calidad y aspecto de las fotos. Sobre todo si se quiere una cuenta o perfil que enganche a los demás. Yo soy la primera que hasta que no encuentra la foto (y mensaje) perfecta, no la sube. Pero en mis fotos no veréis algo que no sea mi realidad. En su momento, mi desesperación con el estudio, mis momentos de bajón y otros en los que iba a por todas, mis ratos con amigas, mis looks del día a día… En fin, mi vida hasta donde yo quiero que sea pública (otro tema interesante a tratar). Pero una cosa es cuidar las fotos y otra, muy distinta, dar una imagen que no es real.

Obviamente, no vamos a hablar de nuestros problemas en redes. Quien visita y sigue un perfil quiere disfrutar con lo que ve en la red, con lo que el dueño/a de la cuenta le ofrece con sus fotos. Pero de ahí a vender una vida irreal, hay un abismo. Y sobre todo, porque se juega con los seguidores, se les utiliza como meros números que avalan una posible colaboración, y peor aún, se crea expectativas o se convierten en ejemplos que, en ocasiones, no son ni mucho menos modelos a seguir.

11

4

¿A dónde quiero llegar? No quiero sentar una teoría. Quizá ni tenga razón. Simplemente pienso que en la vida -real o virtual- lo mejor es la naturalidad, la transparencia, la realidad. Y que el trabajo de alguien sea únicamente subir fotos a Instragram, qué queréis que os diga, ya me incita a pensar que no va a haber demasiada naturalidad. Pero seguro me equivoco.

Soy de las que piensa que una chica normal (una médico, abogada, secretaria, camarera, enfermera, cocinera, estudiante, madre, o cualquier otra profesión/ocupación) puede ser perfectamente una influencer. Puede perfectamente tener un blog o cuenta social de éxito y que ni lo uno ni lo otro, le quita credibilidad en ninguno de los dos aspectos.

15

13

En fin, que quizá las redes sociales se hayan convertido más en redes que en sociales; y es que quizá haya cuentas que seguimos que no sean llevadas ni siquiera por la persona que sale en ellas y que la vida que nos enseña no sea más que una faceta más de su trabajo. Sea como sea, creo que todos empezamos a saber discriminar qué es realidad y qué es postureo social; la pena es, que a día de hoy, eso es más fácil de percibirlo en la vida virtual que en la real. Y muchas veces, yo preferiría todo lo contrario.

¿Qué opináis?

Os espero el viernes con un nuevo look.

Quiero daros las gracias a todos por los comentarios y visitas al blog. Especialmente, los que me hacéis en los post reflexivos de los miércoles. Tengo que agradecer a lectores como David, Eider, Crisss, Istar, Maria o Irene (entre otros) sus palabras. Apunto y agradezco todo lo que me decís, y aunque por tiempo a veces no puedo contestaros los comentarios, prometo hacerlo a partir de ahora.

Por cierto, podéis leer la entrevista que me han hecho en el blog de Perfumerias Laguna en este enlace.

Malu

Sombrero - Gafas- Polaroid: EL MIRACLE (c/Tapineria 8)
Jeans - Camiseta - Zapatos: ZARA (old)

8 pensamientos en “Realidad vs. Instagram

  1. Gracias, por darnos las gracias a los que te seguimos, sencillamente es un placer leerte y ver la evolución personal y creativa de una mujer del siglo XXI.
    Como todo lo bueno en la vida, el ser humano, crea instrumentos que son muy útiles y buenos para la sociedad, pero también tiene la virtud de contaminarlos de tal manera, que terminan siendo un arma destructiva, contra nosotros mismos. Menos mal, que a base de equivocarnos y destruir, tenemos el poder del “libre albedrío” y la inmensa mayoría reacciona para destruir la construido y destruido por el mismo.
    Un saludo.

    • Om inte medlemmarna ur FasÃdghetsanstt¤llias förbund agerar mot detta genast kommer det inte dröja länge förrän fler fackförbund följer samma exempel och accepterar illegala utlänningar som medlemmar. Därför är det ytterst viktigt att medlemmarna reagerar och agerar mot detta genast. GÃ¥ ut ur facket nu!

  2. Gracias a ti por estos post maravillosos. Yo también opino que hay demasiado postureo en ciertos instagrams y que la vida no es tan maravillosa. Obviamente todos en cierta manera intentamos de cara a la “galeria” mostrar una vida idílica que en muchos casos se aleja un poco de la realidad… quizás por eso me ha gustado tanto leerte y seguirte en ig porque se te ve una persona natural, me ha gustado vivir tu proceso de opositora y ahora de funcionaria, me sentía identificada contigo (tb recientemente he aprobado mi opo…) al fin y al cabo nos gusta ver a gente normal y natural… un besado gigante y sigue escribiendo que da gusto leerte! Feliz miércoles. un abrazo

  3. Me encantan tus looks y la parte del blog relacionada con la belleza pero mi sección preferida son las reflexiones de los miércoles.
    Coincido contigo en cómo ves el mundo de las redes sociales y de los blogs. Creo que cada uno debe utilizarlas para proyectar la parte de su vida que quiere hacer pública y hacer un uso responsable de ellas.
    Como cada un@ somos un mundo, nos sentiremos más cómodos con una plataforma u otra. Está clarísimo que no todo el mundo tiene tu maravillosa capacidad de redacción y por tanto no tendría sentido que todas las youtubers/instagramers tuvieran y cuidaran su propio blog. Simple y llanamente porque no pueden ofrecer un contenido interesante si no son capaces de expresarse escribiendo.

    Por ello tienen tanta aceptación herramientas como IG o Snapchat en las que prima la inmediatez y lo audiovisual.
    Mi red social favorita es Facebook, siempre me ha parecido la más completa, flexible y la que más posibilidades te ofrece. Y sobre todo es mi preferida porque es la que más usa mi círculo cercano. Sin embargo sí que vengo observando en los últimos años que la gente comparte cada vez menos cosas y se limitan a consumir lo que otros comparten. En mi opinión, si todos nos convertimos en usuarios pasivos, las redes dejarán de tener sentido.
    Por ello tendríamos que buscar un punto medio a mitad de camino entre la pasividad absoluta y la sobreexposició+postureo por la que abogan algun@s.

    Gracias por mantener este foro abierto y ten claro que si comentamos y colaboramos es porque sabemos ver el valor diferencial que tiene tu blog con respecto a otros mucho más superficiales.

  4. Bravo! Bravo!y Bravo! Una vez más tienes toda la razón del mundo. Me considero consumidora de IG y, como tal, puedo hablar sobre el tema. En muchas ocasiones blogueras que antes me gustaban y que, ahora, sólo son eso, instrumentos de publicidad. Y, a veces, me cabreo porque leo un post (fuera de IG) o visito una que habla sobre rutina nocturna de belleza y empiezo a leer ilusionada por si hay algun tip que desconocía y me encuentro con que me quiere vender un producto, y por eso ha escrito el post, pero no lo dice al principio por lo que me veo abocada a leer algo que, si me hubieran avisado, quizá no habría leído, o quizá sí. La cuestion es que no me dejan elegir por lo que….ya no las leo. Es triste, pero es así. Lo malo es que esto se ha trasladado al mundo de IG y encuentro lo mismo.

    Por ultimo, al margen del mundo de la publicidad, en IG tambn creo que se está vendiendo una vida que en nada coincide con la realidad, como bien has apuntado. Esto genera una falsa expectativa de lo que en realidad sucede, por lo que las seguidoras pueden infravalorar su vida y crear una situación de frustración. Es cierto que no vas a contar tus penas pero tampoco puedes vender una vida sin problemas y de lujo extremo cuando.tus seguidoras no tienen ese ritmo de vida. Yo, por lo.menos, no me identifico con ellas por lo que, cada vez más, elijo cuentas de madres que van monas y tienes vidas normales, que tienen hijos o van al mercadona.

    Nada más. Menudo párrafo he escrito jajaja! Sigue así con tu blog y Enhorabuena!

    Pd. Al final te disfrazaste de Pocahontas, lo adivine! Jejejeje

  5. Estoy muy de acuerdo contigo en (casi) todo. Especialmente en el tema de la publicidad, algo que va a legislarse en breve como leí el otro día en un artículo de Harper’s Bazaar (te lo recomiendo: ¿Se acerca el fin de las influencers?)
    Pero, por otro lado, ¿quién decide qué cuentas de Instagram están bien o están mal? No necesariamente hay que currarse un blog 5 años para tener una exitosa cuenta Ig. Quiero decir que, aunque yo no sea su target, a diario me aparecen en sugerencias cuentas de chicas con muchos miles (a veces hasta millones) de seguidores que son de todo, menos naturales. Muchas de ellas, sin blog. Y si están ahí, y tienen ese público, será que gustan, no? Hay cuentas de Instagram de todo tipo: de complementos, de viajes, de cocina, mascotas, moda, oposiciones, fotografía… Cada uno es bien libre de elegir el tipo de cuentas que quiere seguir. Y si quiere seguir cuentas llenas de publicidad o con momentos idílicos forzados, allá él o ella.
    Lo de la frustración que comenta una seguidora algo más arriba, no lo comparto. Soy feliz con mi humilde vida, mi perfil cerrado de 500 seguidores, mi trabajo, mi marido y familia y mis amigos… Si a alguien esos perfiles le ocasionan problemas, tiene más que ver con la autoestima o con esos fenómenos “me gusta, pero la odio” tan frecuentes en redes de este tipo. Que les dejen de seguir si les hacen sentir “mal” y punto.
    En cualquier caso, se agradecen reflexiones de este tipo.
    Un saludo.

  6. que bonica eres, hay que ver!!! gracias a ti por crear contenido real.
    yo soy una autentica adicta a Instagram, tengo que reconocerlo. me encanta ver imagines bonitas, me gusta mucho esa ventana virtual a las vidas ajenas. pero cierto es que hay cuentas que son un autentico canal publicitario. asi tal cual. sobre todo de un tiempo a esta parte… vamos un festival de publicidad! como siempre digo, los anuncios se ven a la legua, y mira, a mi por mucha foto bonita que me pongas si no me das argumentos reales, o realmente el producto no me interesa, no me vas a influenciar ni lo mas minimo. entiendo las razones para hacerlo, entiendo que las marcas lo busquen, pero, personalmente, me mola menos. me gusta mas la naturalidad y la “realidad” (graaaaaandes comillas porque hay veces que ni siquiera lo que nos quieren vender como real tiene una pizca de realidad), pero… hoy en dia todo se monetiza, es asi. eso si, si me vas a andar vendiendo cosas, disimula un poco. publica de vez en cuando fotos sin publi, porque si no me acabare cansando.
    y vamos, totalmente de acuerdo con que un blog implica muuuuuuucho mas trabajo que una cuenta de Instagram. que si, que la foto tiene que ser bonita y perfecta y todo lo que quieras, pero crear contenido de calidad para un blog es un trabajo mucho mas laborioso. necesitas fotos, varias (no solo una) y un texto coherente, bien escrito y con un contenido que aporte algo.
    besote grande bonita!!! (en nada nos vemos!!! yiiiiiijaaaa!)
    pd: me encanta el look. vaqueros y camiseta blanca nunca falla. y te permite ser mas creativo con los accesorios! 😉

¡Gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s